Recuperación después de la cesárea

Como ya os conté en otro post mi cesárea fue muy buena, fue humanizada, me dejaron hacer el piel con piel y desde el momento que la sacaron no me separé de Martina y la recuperación no podía ser de otra manera.

El primer día no me pude levantar, llevaba la sonda, los goteros y estuve en cama todo el día, sin dolor porque llevaba calmantes por vena e imagino que los restos de la anestesia también harían su papel.

De la peque ese día se encargó su papi, su primer pañal, su primer cambio de pijama, eso lo pudo hacer él.

Al día siguiente ya vino el enfermero y me dijo que había que levantarse, quitaron la sonda y me levantó, recuerdo que en ese momento si sentí un poco de dolor, pero nada que no fuese soportable y de la cama ya pasé a poder estar sentada en el sillón. El trayecto de pocos metros de la cama al sillón o al baño se hacía interminable, necesitaba ayuda para levantarme y poder andar.

Al tercer día hubo un cambio genial, podía levantarme sola con cuidado y desplazarme poquito a poco sin ayuda, ya quedaba menos para estar bien del todo.

Y al cuarto día el cambio ya fue considerable, ya podía desplazarme con la niña en brazos, podía cambiarla y atenderla casi sin ayuda. Esa mañana ya nos dieron el alta y mirad si estaba bien que incluso fui yo la que cogió a la peque y la llevó al coche.

Al llegar a casa la cosa cambiaba, ya no teníamos la ayuda del personal sanitario del hospital, así que dos papis primerizos se encontraban solos ante el peligro 😉

Mi doctora me recomendó moverme en la medida que yo me encontrase bien, que eso ayudaría a la recuperación de la cesárea, así que le hice caso, en casa intentaba hacer hasta que me cansaba o me molestaba la herida y día a día era increíble la mejoría que iba notando.

Las grapas me las quitaron justo a la semana, cada día el papá me las curaba y no me dieron ningún problema de infección.

Si que es verdad que esa zona de la herida estuvo mucho tiempo como adormecida, una sensación rara, pero ni molesta, ni dolorosa.

En resumen, recuerdo la recuperación de la cesárea como muy buena, no tuve dolor, ya que te dan medicamentos para paliarlo y cada día daba un paso más y mejoraba la situación muchísimo. Así que no hay que tener miedo, yo tenía mucho y ahora mismo si tuviese otro bebé me gustaría que fuese tal y como fue la vez anterior.

No Comments

Enroll Your Words

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies